Sara y yo éramos amigos de pequeñitos. Creo que es, de largo, la persona con la que mas veces pude ver La Bella y la Bestia, en plan maratón. Por eso para mi fue tan especial que nos eligiera para su gran día.

Se casaron en una preciosa ceremonia civil en el restaurante Las Colinas. Bonitas palabras de amigos y familiares hicieron que se emocionasen ellos y todos los presentes. Pero donde realmente lo dio todo esta pareja fue a la hora del baile. Sara, Samuel y sus invitados, sin duda saben disfrutar de una buena fiesta.