Sara y Alex nos ofrecieron lo mejor de la fusión entre España y Portugal: su amor. Fuegos artificiales, chocolate suizo y una posboda motera dieron un toque especial a este boda ¡Que vivan los novios!