Rosa y Humberto escogieron un lugar emblemático para todo amante del buen vino: las bodegas Martín Codax.

Rodeados de barricas se dieron el Sí junto a su familia y amigos. Los detalles “informáticos” les acompañaron durante toda la velada.