Olatz y Suso son una pareja excepcional en muchos sentidos, y así lo hicieron notar durante su boda.

Multitud de familia y amigos los arroparon en esta ceremonia campestre, en los jardines del precioso Pazo de Cea.

En la postboda se atrevieron con todo: se metieron en el agua, fuimos a las fiestas de la peregrina…

e incluso tomamos prestados los troncos de un aserradero, para conseguir ese reportaje tan original que buscábamos con ellos.