Conocimos a Noelia y Sergio hace ya un par de años, en la boda de Érika y Rober. Cuando decidieron contar con nosotros nos alegramos muchísimo. Y pese a que sabíamos que la fiesta estaba garantizada, los momentos emotivos con la familia y los amigos no faltaron, y dieron la nota de color a un día de lo más completo.

Nos encantan estos chicos porque son supercercanos. Estábamos casi en familia, y esa es una sensación que nos encanta cuando trabajamos. Gracias chicos por hacernos parte de este día.