Hoy os traemos la boda de la pareja más joven de este año, y como no podía ser de otra forma, fue un boda muy cañera a la vez que romántica. La música nos acompañó desde el principio del día, con canciones interpretadas por familiares y amigos en una ceremonia muy emotiva, hasta un final apoteósico a la fiesta con María y Víctor marcándose un temazo de Cramberries, por supuesto siempre acompañados de su gente. Es que estos chicos son todos unos artistas!