Lore y Dani se dieron el sí quiero en Vilagarcía de Arousa. Fue una de esas bodas que nos encantan por el mimo con el que se preparan, y la atención a todos los pequeños detalles. Desde los tirantes y la pajarita con calaberas a juego de Dani, hasta el precioso ramo de perlas y cristales de Lore.

Por supuesto, en su ceremonia no faltaron palabras bonitas de los amigos y la familia, que emocionaron a nuestros protagonistas, y a todos los presentes ¡incluso a nosotros!. Y en la postboda tuvimos una visita muy perruna, que nos encantó.

La verdad es que da gusto dar con unos novios tan atrevidos a los que podemos llevar a hacer fotos a unas ruinas abandonadas. ¡Somos afortunados!