Una boda muy emotiva la de Laura y Jacobo. Sus amigos y familia nos lo pusieron fácil, y nos hicieron sentirnos como uno más.

Aunque venían con mucho miedo a las fotos, al final consiguieron sentirse cómodos delante de la cámara y dejarnos momentos como estos.