Betty y Oscar se dieron el sí quiero en una calurosa tarde de septiembre en Quinta do Prazo (Valença do Miño). Una preciosa ceremonia, donde por supuesto hubo palabras bonitas para ellos que nos emocionaron a todos.

A partir de ahí, dejaron claro que ellos venían a divertirse, y así fue. Una boda llena de risas y grandes momentos que levantó a todo el mundo a bailar y pasarlo bien. Está claro que el fantástico buen humor de estos chicos marcó la diferencia.