Casarse, durante un día de sol, en el bonito muelle de un lago, y rodeado de gente que te quiere es un lujo. Y es que es imposible no tenerles cariño a esta pareja.

Adri y Dani disfrutaron de una boda con temática de viajes. Ahora emprenden su luna de miel… a nada más y nada menos que Nueva York. Mientras esperamos a que regresen, aquí os dejamos su reportaje.